lunes, 8 de septiembre de 2014

Ahora somos una más


Vuelvo de las "vacaciones" blogueriles, no sé si para reenganchar, o para tomarme el blog de una forma distinta. Creo que tengo que asumir que el ritmo de publicación del año pasado no voy a volver a conseguirlo, y voy a tener que contentarme con una entrada cada quince días (¿o al mes?) porque cada vez tengo más lío, en vez de menos. Soy así, en cuanto parece que tengo la cosa controlada... la vuelvo a liar.

Y esta es mi nueva lianta, mi nueva socia:


Kiara, Kía para los amigos (y "Bruma de Sierracavernas" para el LOE).

No tenía yo pensado coger otro perro. Bueno, imaginado sí, pero en abstracto, en "futurible". Y la idea era coger otro perro pequeño, un schnauzer mini, o un pastor de shetland... algo así.

Peeerooo...
¡¡Mi amiga D tiene la culpa!!

Hace un mes se puso a colgar en su página de Facebook las fotos de su última camada. Ella y su marido I, amigos míos desde hace ya casi diez años, compañeros míos del máster de etología, se dedican (entre otras muchas cosas) a criar y entrenar pastores alemanes. Unos pastores alemanes increíbles. De línea de trabajo, de color gris, con un carácter impresionante. Son equilibrados, recios pero sensibles, capaces de jugar tranquilamente con su niño de tres años y acto seguido salir a la pista a trabajar.


No podía dejar pasar la oportunidad. Me costó convencer a Guardabosques, que en estas cosas es la voz de la razón, y decía que ya teníamos suficientes jaleos en la vida... pero al final... una semana de obsesión pensando en lo bien que me venía ahora una cachorra nueva... puede hasta con Guardabosques. El que yo tuviera capricho de pastor alemán alobado desde los tres años, supongo que también influyó en algo. Y que conociéramos a ambos padres de la cachorra, desde hace años, y sepamos que el carácter de ambos no puede ser mejor, también.

Mi amigo Alejandro (de "Tu perro en tu vida") también tiene algo de culpa, que conste. Me he dejado convencer (ya sabéis que yo para esas cosas facilona, me apunto a cualquier bombardeo perruno) para montar un grupo de trabajo. Alejandro tiene (por ahora) cuatro malinois en preparación, y entre los dos queremos montar un grupo de IPO aquí por la sierra. En positivo, y con estructura, que el trabajo deportivo en este país todavía está bastante en manos de adiestradores de vieja escuela, con collar de ahogo o de descargas y perros acogotados. Queremos mostrar que el trabajo deportivo en positivo no sólo es posible, es que funciona incluso mejor.

Por ahora, con dos mesecillos recién cumplidos, Kía no está para salir a pista. Pero nos estamos divirtiendo un montón sentando unas buenas bases, clickeando buenas conductas y aprendiendo a perseguir pelotas y dejar en paz los cordones de los zapatos. Y cómo jugar con niños y bebés, y lo bien que se duerme en un transportín, y que si se hace pis en la hierba hay lluvia de premios... esas cosas.


Lo principal, que correr hacia mí siempre, siempre tiene premio.

Tengo que agradecer infinito a mis amigos I y D por la oportunidad de vivir y trabajar con esta perra. Es dulce, cariñosa e inteligente, con chispa, pero con "botón de off". Todo lo que yo necesitaba en un perro, y lo que no había pensado buscar, hasta que ellos me la pusieron en la cabeza y luego en los brazos. Siempre estaré en deuda con vosotros, espero que los éxitos que logremos los podamos compartir y celebrar juntos.

Por cierto, que si alguien vive en Benavente (Zamora) o alrededores, y tiene ganas de trabajar con su perro, o tiene algún problema de conducta, estos dos etólogos estarán encantados de ayudar. Mandadme un privado y os paso el contacto. Y creo que todavía les queda algún hermano de Kía, ¡por si estáis tan locos como yo!

Ya os iré contando más cosillas, que lo que iba a ser un repaso de vuelta al cole, se ha convertido en un monográfico perril ¿Por qué será?



Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es www.clinicaveterinarya.com ¡Sígueme! 

lunes, 21 de julio de 2014

¿Esterilizo o no a mi perro?

Las perras en celo, se agachan!

Ésta es una de las preguntas que me hacen más frecuentemente en la clínica, tanto en las consultas generales como en las de etología. La esterilización es una cirugía que es de rutina pero que requiere anestesia y (en las hembras) abrir abdomen, y no debe ser tomada a la ligera. Además, tiene consecuencias físicas y de comportamiento, que para bien o para mal, debemos tener en cuenta antes de tomar una decisión.

Recientemente se ha publicado un artículo, que demuestra que la esperanza de vida de los perros esterilizados aumenta en casi un 14% (machos) y hasta un 26% (hembras) comparado con los perros no esterilizados. Este artículo intenta esclarecer los motivos de este aumento en el número de años, si es por razones intrínsecas de la castración (por variaciones en el propio metabolismo de los perros) o por causas externas secundarias, y encuentra que existen ambas causas.

Cuando se esteriliza un macho, normalmente se extirpan ambos testículos, reduciendo la producción de testosterona a un mínimo basal que producen las glándulas adrenales. Esta disminución de la testosterona tiene consecuencias directas e indirectas. Por ejemplo, por motivos obvios, se elimina la posibilidad de tumores y cánceres testiculares. Pero también disminuímos muchísimo la probabilidad de que el perro sufra otro tipo de enfermedades o tumores relacionados con los niveles de testosterona, sobre todo de origen prostáticos, los más frecuentes.


En cuanto a las hembras, la esterilización se realiza extirpando útero y ambos ovarios. Así se eliminan los tumores ováricos y uterinos, y la posibilidad de piómetra (infecciones de útero, muy, muy frecuentes en las perras, muchas veces causa de muerte). También se eliminan todos los problemas obstétricos, obviamente, como abortos, distocias, eclampsias... y se disminuye la probabilidad de tener tumores mamarios y mastitis. Hay que tener en cuenta que en torno a un 26% de las perras desarrolla tumores mamarios, un 28% piómetra y alrededor del 1% tumores ováricos o uterinos. Con la esterilización nos quitamos de encima estas patologías.


Hasta aquí lo bueno. ¿Los problemas? Aparte de los relacionados con la cirugía en sí (debidos a la anestesia lo más frecuente, pero también por infecciones de las suturas) existen otros relacionados con las variaciones en los niveles hormonales. Las perras esterilizadas tienen mayores probabilidades de sufrir incontinencia urinaria y ambos sexos tienen mayores probabilidades de desarrollar displasia de cadera o rotura de ligamento cruzado si se esterilizan antes de haber terminado su crecimiento (porque los animales castrados crecen y engordan más, lo que predispone a esta enfermedad). Pero también la esterilización aumenta la probabilidad de padecer otro tipo de tumores, como osteosarcomas o mastocitomas, según algunos estudios. Lo que en la mayoría de estos estudios no se tiene en cuenta, es la edad a la que se desarrolla el tumor y la frecuencia de éstos, ya que es verdad que la frecuencia aumenta, pero lo hace en un 0,2% (osteosarcoma), 2% (rotura lig. cruzado) o 0.2% (hemangiosarcoma).

Los perros esterilizados ¿tienen más tumores por haber sido esterilizados, o porque llegan a más viejos?

Este nuevo estudio intenta aclarar estos datos confusos.

Y sus conclusiones son que los perros esterilizados, aún a riesgo de padecer cierta clase de tumores, aún así, viven bastantes más años que sus compañeros no esterilizados. Y esto es porque la esterilización reduce significativamente el riesgo de muerte por infección o traumatismo. Mientras que estas dos causas son las más frecuentes de muerte en perros enteros (tanto machos como hembras), los perros esterilizados tienden a morir debido a tumores o enfermedades inmunomediadas.


Pero ¿por qué los perros enteros mueren por traumatismos o infección? En el artículo no se entra en tanto detalle, pero su hipótesis es que los perros enteros sufren más heridas debido a que se pelean más, y también son víctimas de más accidentes de tráfico. Los perros enteros tienden a escaparse mucho más, lo que les pone en peligro de más peleas, más accidentes, y más contacto con otros perros (o parásitos externos) que pueden transmitirles infecciones.

Si queréis más detalles, os dejo el enlace al artículo en la bibliografía, es de acceso gratuito, aunque eso sí, está en inglés.

¿Mi conclusión? Esterilización sí, excepto en casos concretos, y a partir de los 6 meses en razas pequeñas, y hasta el año en las grandes (para evitar el aumento de riesgo de incontinencia urinaria, displasias y osteosarcomas).

Otro día discutimos las consecuencias sobre el comportamiento o la vida en general del perro, que hoy ya me ha quedado un post demasiado extenso.


Reproductive Capability Is Associated with Lifespan and Cause of Death in Companion Dogs
Jessica M. Hoffman,  Kate E. Creevy, Daniel E. L. Promislow
Published: April 17, 2013DOI: 10.1371/journal.pone.0061082


Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es www.clinicaveterinarya.com ¡Sígueme! 

viernes, 30 de mayo de 2014

Campaña de vacunación contra la Rabia


A partir del día 2 de Junio comienza la Campaña oficial de vacunación antirrábica e identificación animal 2014.

Cada año, por estas fechas, se organiza esta campaña, para ayudar a la gente a vacunar de la rabia a su mascota, ya sea perro, gato o hurón, para evitar esta terrible y mortal enfermedad. Si quieres saber más cosas de la rabia, ya he  hablado de esta enfermedad en el blog, y de los últimos brotes que ha habido en España, en la zona de Toledo y Madrid. Una mujer ha muerto en Madrid este mismo año, así que no debemos bajar la guardia.

Como podéis leer en el cartel, el precio este año es de 13.31€ la vacuna de la rabia, 18,75 la identificación con microchip y 32.06€ si se hacen las dos cosas a la vez. Recordaros que tanto la identificación como la vacuna son obligatorias en la Comunidad de Madrid.

Para poder acogerse a estos descuentos, hay que tomar  nota de los números de cuenta e ingresar la cantidad exacta en uno de ellos. Con el recibo, ir a la clínica que os pille mejor en día de campaña, y entregando el papel nos vacunarán y/o identificarán a nuestro bicho.

Es importante enterarse de los días de campaña, porque varían en cada pueblo. En Madrid Capital los días son del 2 al 21 de Junio, pero esto varía en función del número de clínicas y tamaño de cada municipio.

Nosotros en la Clínica Veterinarya!, dado que nos encontramos en un cruce de caminos entre varios pueblos, estaremos vacunando entre el 2 y el 13 de Junio.
Si quieres saber más cosas, ver qué clínicas quedan más cerca de tu casa, o las fechas de vacunación en tu pueblo, pásate por la página del Colegio de Veterinarios.

Terminada la información de interés general y práctica, me paso a la crítica feroz.

Esta campaña, presentada a bombo y platillo por la Comunidad de Madrid, no viene financiada por ella. No sé si los cartelitos los habrá financiado la Comunidad o no, pero el resto del trabajo lo lleva a cabo el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid (que lo financian los colegiados veterinarios, o sea, nosotros los trabajadores que estamos obligados por ley a colegiarnos para ejercer, y pagamos una cuota considerable). El trabajo de organización y promoción, porque el curro de verdad, el de ver al perro, explorarlo, y vacunarlo o ponerle el chip, más todo el trabajo y papeleos asociados a ello, lo llevamos a cabo los veterinarios de pie. Que durante estos días no sólo no cobramos más por hacer un trabajo de servicio público, es que casi no cobramos.

Me explico mejor. La vacuna y el chip, lo pagamos los veterinarios, con su precio normal, ni subvencionado ni nada. Los trámites y papeleo también se los pagamos al Colegio, que no los hace gratis. Al cobrar al dueño, tenemos que declarar el IVA, del 21% como ya hemos comentado por aquí. Pero en vez de cobrar lo que se cobra normalmente, tenemos que cobrarlo al precio que nos obliga la Comunidad de Madrid, que es alrededor de la mitad de lo que se cobra normalmente. Además, ni siquiera lo cobro en el momento, sino que, terminada la campaña y cuando hayan organizado todo (vamos, que para Julio, calculo), tengo que desplazarme al Colegio, con todos los recibos, y cobrar allí.

Y no, la Comunidad de Madrid no nos paga a los veterinarios, ni nos subvenciona las vacunas, ni nada. Nada. Se ponen la medalla, y el trabajo, y la pasta, la ponemos lo veterinarios. Por amor al arte, que conste, y a los animales, y a sus dueños, y porque sentimos que tenemos esa responsabilidad. Porque a lo que no estamos obligados es a hacer la campaña. Si quisiéramos, ninguna clínica vacunaría a precio de campaña. Pero lo seguimos haciendo.

Vacuna a tu perro!


Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es www.clinicaveterinarya.com ¡Sígueme! 

viernes, 28 de marzo de 2014

La familia Marsh (1)

Clavaditos somos, yo con delantal y todo (no, niño no hay)

Dios los cría, y ellos se juntan, y luego se reproducen...
y así nos va a esta familia.

Primero fui yo. Después de una peregrinación de varios años, de analíticas negativas y respuesta positiva a la dieta, me "confirmaron" la celiaquía, con mi biopsia de inflamación tipo Marsh 1. Después de años de dolores y dieta por mi cuenta, fue más un alivio que otra cosa.

Con Pollito, la historia ha sido parecida, sólo que (obviamente) bastante más corta. Con sus estreñimientos crónicos, su "fallo de medro" y sus pocas (inexistentes) ganas de comer, yo tenía claro que teníamos una celíaca más en la familia. Pero todas las analíticas salen negativas. Con genética positiva, eso sí. Y seguimos igual, un año tras otro. Convencimos a los médicos de que teníamos que hacer algo más que darle laxantes a diario. Y llegó su biopsia.... Marsh 1.

De verdad, que no entiendo por qué los médicos no quieren dar un diagnóstico claro hasta que no tienes el intestino destrozado. Para mí, una enteritis linfocitaria es un síntoma claro de que algo no va bien. Y más en un niño de cuatro años, que debería estar tan suavito por dentro como lo está por fuera. Empezamos con la dieta (por insistencia nuestra, que su médica todavía nos decía que si queríamos podíamos esperar) a primeros de Enero. Y ya hemos visto los cambios. No tiene estreñimiento, ha empezado a comer (se queja y se revuelve, pero al final come. Antes se quejaba, se revolvía, y se iba a la cama con un nesquik por cena) y ha crecido más de un centímetro en dos meses y medio. Verde y con asas...

Así empezamos
Entonces empezamos con Gatito. Siguiendo la línea de su hermana, a los ocho meses dejó de crecer y de ganar centímetros. Dió un parón de tres meses. Otra vez análisis y comeduras de tarro. Y todo negativo. Grrr....

Ya está sin gluten. Me da igual lo que me digan los médicos, no la voy a tener tres años sufriendo por algo que para mí es más fácil hacer que dejar de hacer. Dentro de un par de años, le reintroduciremos el gluten, antes de que empiece el cole. Si no pasa nada, pues genial. Y si se pone malísima... pues tres años de síntomas que nos hemos quitado de enmedio.

Y aquí llega el último. ¿Os lo imagináis?

A esto estamos llegando

Guardabosques.

Varios años después, con una intolerancia a la lactosa primero, y a la leche después, y con unos síntomas (clásicos digestivos leves, más hernia de hiato, más contracturas musculares, más jaquecas...) fastidiosos... convenció a su médico de digestivo de que al hacerle la biopsia de estómago de control de la hernia, ya que estaban por ahí, le cogiera muestra intestinal. Sí, análisis ya le habían hecho, negativos, para variar.

Al salir del médico me envió un whatsapp: "Te vas a reir".... "pero yo no".

¿Imagináis el resultado?

(Redoble de tambores)

¡Marsh 1!!!!!!!!

Escala de Marsh:
mi familia tiene las tripas como en el segundo recuadro

Guardabosques, ¡¡bienvenido a la #pandillacelíaca!!
(o "sensible al gluten", que ahora está más de moda).

(PD: Lo siento, mi amor, pero ya verás que dentro de seis meses, hasta agradeces el diagnóstico. Y dentro de un año, hasta te gustará el pan. Mientras tanto, prometo hacerte todas las magdalenas y donuts que quieras).

Nos vemos por los bares (certificados ACM).

Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es www.clinicaveterinarya.com ¡Sígueme!