jueves, 17 de enero de 2013

Cómo pasear con un perro reactivo: ejercicios B.A.T.


Pasear con un perro reactivo puede ser una pesadilla, como ya comentamos en este otro post. Si el perro se lanza sobre la correa, ladrando y gruñendo cada vez que ve una persona u otro perro, los paseos se convierten en carreras de obstáculos y cálculos de horarios, para intentar evitar cualquier cosa que pueda provocar a nuestro perro. Pero estos comportamientos son perfectamente corregibles, y no sólo obtendremos un perro mucho más educado, sino uno más seguro de sí mismo, con más libertad y menos miedo, que será capaz de tomar él solito las decisiones correctas.

Esta reactividad excesiva puede ser por varios motivos, como miedo (el ataque es la mejor defensa), frustración (¡préstame atención, he dicho que me prestes atención!) o ira (¡sujétame, que a ese me lo como!). Todos estos perros deben aprender a superar su ansiedad, y a acercarse a los sujetos de su problema de una forma tranquila y relajada, sin reaccionar de forma exagerada, y sobre todo, sin atacar.


Estos ejercicios funcionan porque le dan al perro lo que en el fondo quieren: alejarse del motivo de su estrés. Ya sea que tienen miedo, o ganas de pelea, el contacto produce ansiedad, y emociones negativas. Vamos a cambiar estas emociones negativas por la posibilidad de tomar el control, y por emociones tranquilas y positivas, usando el protocolo B.A.T. 


¿Qué es el B.A.T.?

Este protocolo, en inglés Behavior Adjustment Training, fue elaborado por Grisha Stewart, MA, CPDT-KA, en el año 2009, y yo he empezado a utilizarlo hace dos años, con resultados increíblemente positivos. Es un protocolo muy sencillo de utilizar, y que deja en manos del perro la toma de decisiones, por eso es tan efectivo. El perro asume el control de la situación, y puede decidir cuando empezar o acabar la relación con la otra persona o perro, disminuyendo así su ansiedad y su reactividad. 

¿Cómo empiezo?

Empieza sacando a pasear a tu perro, con una correa normal y un collar o arnés que no sean ni de ahogo ni de castigo. Si eliges un arnés de los que se atan por el pecho, o un halti, pues mejor. Y siempre, siempre, LLEVA LA CORREA FLOJA. Para más información, lee este otro post.

Empieza paseando por un lugar relativamente tranquilo. Se trata de que puedas acercarte a otro perro o persona a tu ritmo, en un espacio abierto. Conviene que sólo haya cada vez una persona/perro problema, para no agobiar desde el principio con demasiados estímulos.

Cuando veas a una persona/perro a lo lejos, fíjate como un águila en el cuerpo de tu perro. En el momento en el que tu perro pase de estar relajado a estar atento, te paras en seco. Si tu perro empieza a mostrar signos de ansiedad u obsesión, distráele y da varios pasos atrás antes de volver a empezar. Te pongo unos dibujos de mi admirada Lili Chin, para que lo entiendas mejor:




Una vez estéis los dos quietos en ese punto en el que tu perro está atento, pero no estresado, simplemente te paras a esperar. ¿A qué? A que tu perro te ofrezca, o le ofrezca al perro/persona que tiene delante, una señal de calma. Dependiendo del perro, esta señal puede ser chuparse la nariz, mirar para otro lado, girarse hacia tí y mirarte, sentarse, olfatear el suelo... cualquier señal de calma vale.



Entonces, marca este buen comportamiento para que el perro se entere de que lo ha hecho fenomenal. Haz click si usas clicker, o dile un efusivo "muy bien" en el tono más alegre que puedas poner. Y ALÉJALO. Sí, aléjalo por lo menos 5 pasos. Que tenga que darle la espalda al perro/persona y seguirte. Este es el punto más importante del protocolo, éste es el "premio gordo" para tu perro. Alejarse de lo que sea que le está causando un conflicto. 

A veces nos parece antiintuitivo, pues con algunos perros jóvenes parece que lo quieren es acercarse a saludar, aunque sea de forma ciertamente exagerada. Pero todos los perros sienten ansiedad cada vez que conocen a alguien nuevo (como nosotros...) y este alejamiento momentáneo les da un subidón de seguridad que es muy gratificante. Además, se sienten que con su propio comportamiento han controlado la situación, aprenden a comunicar a su dueño lo que quieren: no acercarse tan rápido, darse un tiempo para evaluar a la persona/perro y decidir si son un peligro o no.

Una vez te hayas alejado del "peligro", puedes darle a tu perro otro tipo de premio. Un trocito de comida, o algo de juego. Para los perros muy ansiosos o agresivos, yo utilizo en este punto un mordedor, para que descarguen la "necesidad" de morder con algo inofensivo (y no una rica pantorrilla). También puedes aprovechar para dejarle olfatear, que además de ser un premio potente, les relaja muchísimo.

Y volvemos a empezar: Nos volvemos a acercar a la persona/perro, hasta que veamos que nuestro puerro empieza a fijarse/tensarse. Probablemente nos podremos acercar un par de pasos más que la primera vez. Nos paramos, esperamos a la señal de calma, marcamos, nos alejamos, premiamos. 

Dibujito resumen del protocolo completo (viene con una señora pintada, pero con un perro sería exactamente igual) Pincha para verlo bien:




Al principio uno se siente torpe, tonto y cohibido. Pero al cabo de unos días, uno le coge el tranquillo, y el perro también. Nosotros aprendemos a leer el comportamiento de nuestro perro, y nuestro perro aprende cuál es su distancia de seguridad, y que si no se quiere acercar a algo que le da miedo, NO TIENE QUE ACERCARSE. 

Esto parece una tontería, pero si a nosotros nos ataran, y nos obligaran a saludar a cada persona o perro que nos encontráramos por la calle (abuelitas bondadosas, niños, gorilas de discoteca, borrachos, rottweilers...) nos daría un ataque de ansiedad al tercer día. Esto es algo que hay que aprender. 

Si tu perro, después de una mínima olfateadita, te mira, llévatelo. Él ya ha acabado. Le ha dicho al vecino del quinto "Buenas, buenas" y ya no tiene más conversación. Forzar la situación puede ser incómodo o incluso peligroso. Con este protocolo nosotros también aprendemos a ver las situaciones con los ojos de nuestro perro, y sabremos calibrar, mirando al perro de enfrente, si éste viene de buenas, o si casi mejor nos cruzamos de acera.

El próximo día que pueda, os enseño el siguiente paso: cómo saludar desde un metro de distancia o menos.

Si necesitas más ayuda con tu perro reactivo, o todo esto te parece un follón, contacta conmigo. Si te has quedado con ganas de más, y no quieres esperar (y sabes inglés), puedes bajarte uno protocolo básico:

http://functionalrewards.com/BAT-basics.pdf

en español, gracias a Laura Martín:

 http://www.cursoclicker.es/images/stories/pdf/BAT-basics_traducido_web.pdf

o comprar el libro de B.A.T., en papel o en ebook:

http://ahimsadogtraining.com/store/proddetail.php?prod=MCH-0167&PARTNER=boogiebostie

Todas las imágenes son traducciones (o no, la primera no he tenido tiempo de hacerla) de las fantásticas ilustraciones de Lili Chin (con licencia creative commons), os animo a visitar su blog.

Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es

24 comentarios:

  1. Mola, mola mucho. Leer tu blog es de lo más educativo, jejeje...
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias guapa!!
      Por cierto, la nutri en mi uni era de temas escritos, pero te daban los puntos si tus frases coincidían con las del profesor. Si juntabas dos frases en una, o resumías, te quitaban puntos. Memoria de loro, vamos. Para mí, un desastre.

      Eliminar
    2. Ya lo puedes decir...Desde luego, lo raro en algunas ocasiones es que aprendamos algo...
      Besotes!

      Eliminar
  2. Muchas gracias Teresa! Hace bien poco empecé a leer sobre el protocolo BAT. Aún no lo he aplicado, pero lo haré cuando encuentre un buen candidato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes empezar a practicar con tus propios perros, aunque no tengan "problemas", mejoran mucho su forma de tratar con los demás. Y es muy útil para poder preveer cómo se van a portar los otros perros con el tuyo.
      La segunda parte ya la tienes subida. Un beso!

      Eliminar
  3. Muchisimas gracias por toda a imformacion expuesta. Creo que mi perro es reactivo demostrando agresividad para acercarse a oler y jugar con otros perros exepto con los que conoce que tira hacia ellos pero de diferente forma. Todo estrés cuando va atado porque cuando esta suelto se relaciona con ellos de maravilla. Pondré tus ejercicios en practica.
    Un saludo.
    Antonio

    ResponderEliminar
  4. Hola mi nombre es Antonio y acabo de escribirle dándole las gracias, me podría recomendar a alguien de mi zona por si no fuera capaz de erradicar el problema. Resido en Málaga capital y me es imposible tener una clase con usted. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      siento la tardanza. Puedes contactar con Óscar, en www.educadorcanino.com
      vive y trabaja en Málaga. Un saludo!

      Eliminar
  5. gracias por el aporte! voy a ponerlo en practica con mi perrita que aunque es joven y curiosa, se estresa mucho en algunas zonas de paseo, ya no sabía que más intentar!

    ResponderEliminar
  6. Hola!! Una duda: tengo un cachorro de 15 meses que pesa ya 34 kgs. Mi probelma es todo lo contrario, cuando vamos paseando tranquilamente (suele llevar la correa bastante floja) y nos cruzamos con otros perros, se acerca a ellos con tanta alegría y efusividad para saludarlos y jugar, que me pega mucho tirón, tanto que como me pille desprevenida, casi me hace daño en el hombro o salgo volando. Estoy intentando corregirlo para que se acerque a ellos más despacio (algunos perros/dueños se asustan al verlo tan grandote), por ejemplo no le dejo acercarse hasta que lo haga tranquilo, pero no sé si es buena solución, porque no quiero transmitirle que acercarse a otros perros es negativo. ¿Puedo aplicar también el BAT? ¿Le premio si se acerca despacio?
    Muchas graicas y felicidades por el blog :-)

    ResponderEliminar
  7. Hola!! Una duda: tengo un cachorro de 15 meses que pesa ya 34 kgs. Mi probelma es todo lo contrario, cuando vamos paseando tranquilamente (suele llevar la correa bastante floja) y nos cruzamos con otros perros, se acerca a ellos con tanta alegría y efusividad para saludarlos y jugar, que me pega mucho tirón, tanto que como me pille desprevenida, casi me hace daño en el hombro o salgo volando. Estoy intentando corregirlo para que se acerque a ellos más despacio (algunos perros/dueños se asustan al verlo tan grandote), por ejemplo no le dejo acercarse hasta que lo haga tranquilo, pero no sé si es buena solución, porque no quiero transmitirle que acercarse a otros perros es negativo. ¿Puedo aplicar también el BAT? ¿Le premio si se acerca despacio?
    Muchas graicas y felicidades por el blog :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puedes aplicar también el BAT!
      Acércate muuuy despacio, en cuanto veas que tu perro ha detectado al otro perro, te paras y esperas a que de una señal de calma. Entonces premias, y te acercas unos pasos, hasta que se vuelva a tensar. Repetir hasta llegar cerca del otro perro. Sobre todo no tenses la correa, y no le regañes ni le des tirones de correa, porque así sólo conseguirás cambiar emoción por miedo.
      Ya me contarás qué tal!

      Eliminar
  8. Hola, es muy interesante lo que leo, pienso ponerlo en práctica de seguida. El principal problema con mi perro, cachorro de 8 meses, es que no hace ningun caso y siempre va con la correa tensa tirando, y no veo como conseguir la correa suelta como deciis con mi perro, me parece imposible. De caracter es genial se acerca a saludar a todo, aunque no lo descarto, no me parece que le suponga un problema como señalais. Él va y saluda y si le gruñen se aleja un poco y se queda quieto mirando o se agacha con el culo alto, pero nunca ladra ni gruñe, nunca! Parece que quiera ser amigo de todos. En una semana comento si he obtenido resultados. Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Hola Teresa. Te saludo desde Chile. De verdad muchas gracias por compartir este material. Me queda solo una duda. Este tipo de ejercicios BAT son aplicables a perros con ansiedad en sus paseos, que no necesariamente se asocian con agresividad? Me explico. Frida (una braco de algo mas de dos años ultra energética) presenta este tipo de comportamiento cuando salimos de paseo y nos dirigimos al parque, en donde corre y juega libremente con sus amigos-perros. El punto es que en la ruta hacia el parque, ella desarrolla eventos de ansiedad expresados en tirones de correa y alguna corrida explosiva, esto principalmente cuando estamos mas cerca del parque... Por lo que deduzco, es ese sitio en si mismo, la causa de su ansiedad. Servirán este tipo de ejercicios para calmar y hacer menos estresante este trayecto al parque? Mil gracias de antemano y felicitaciones por el Blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo,
      estos ejercicios la enseñarán a calmarse, ya lo verás. Ella está excitada porque le apetece mucho llegar al parque, pero tiene que aprender autocontrol, a relajarse sola. Con los ejercicios Bat lo consigues.
      Un saludo!

      Eliminar
  10. Hola Teresa.

    Mi nombre es Antonio, antes de nada enhorabuena por el blog.
    Verás, mi perro se comporta exactamente como has descrito en el artículo, y de hecho por eso decidimos mi esposa y yo llevarlo a clases de adiestramiento, y he de decir que a mi parecer ha sido peor el remedio que la enfermedad porque el adiestrador llevaba el famoso método a base de tirones de la correa y creo que al perro le ha potenciado todavía mas el miedo a pasear con correa. El caso es que llevamos unos días poniendo en practica el método que describes y realmente se nota diferencia, pero el problema es que no siempre tu tienes la posibilidad de decidir la "distancia de seguridad" con otros perros o personas porque son ellos los que se acercan sorpresivamente o lo que sea, en estos casos en los que el perro se "dispara" y el perro ya está ladrando y tirando como un loco de la correa ¿Cómo hay que comportarse? ¿te alejas tirando de el? ¿Qué haces?

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, muchas gracias a tí por leerme.
      Por desgracia, todavía hay mucho adiestrador por ahí que en vez de solucionar los problemas los empeora ;(
      Si te topas con alguien de repente, tú lo has dicho, media vuelta y a intentar recuperar la distancia de seguridad. Ignorar el comportamiento reactivo, e intentar recuperar la atención del perro: mandarle sentar, que te mire... algún ejercicio sencillo, en cuanto se distraiga minimamente de su "objetivo" premiar profusamente. Si el perro no quiere alejarse, tiras de él para llevártelo, pero tipo arrastre, nada de tirones secos. La idea es sacarlo de la situación, no castigarlo por reaccionar.
      Espero haberte ayudado, un saludo,

      Eliminar
  11. Me viene perfecto con las personas es un juguetito pero con los perros dios.... y eso que vive con otroo!!!! pienso que es su forma de decir hola.. -.-'' aver si me funciona

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por la información. Voy a llevarlo a práctica mañana y haber que tal funciona. Mi perro reacciona al mínimo intento de acercarse un perro.

    ResponderEliminar
  13. Y si no da señal de calma?. Porque en mi caso, el mío se tensa y ni me mira, acto seguido empieza a ladra y a cabritear.

    ResponderEliminar
  14. Hola me llamo Mónica acabo de adoptar dos galgos con muchos miedos conocerías a alguien por Barcelona que me pudiera ayudar

    ResponderEliminar
  15. Hola! Fantástico tu artículo. Mi teckel se comporta exactamente como describes. Con él tengo dos problemas por lo que no le puedo soltar apenas: come todo lo que encuentra, incluidas las cacas y es reactivo con casi todos los perros y con muchas personas.
    Hasta ahora, no he comprendido por qué, a pesar de llevarle 4 meses a clases de adiestramiento, la reactividad aumentaba y empeoraba... claro, el adiestrador nos enseñó el método de los tirones para enseñarle a caminar a nuestro lado sin tirar de la correa...
    Voy a aplicar el método BAT para la reactividad, pero no sé qué hacer con su obsesión por comerse las cacas. Me podrías dar algún consejo?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Muchísimas garcias; mi perrita es reactica por miedo a los perros, y se tira efusivamente hacia ellos tirando de la correa. Aunque sigo un protocolo etólogo (pararme a distancia, cambiar el foco con chuches) no veo que esté funcionando (llevo así más de seis meses) así que voya probar cone ste, que lo veo más sencillo y más sensato. ¡¡Gracias!!

    ResponderEliminar
  17. Hola. ¡Gracias por el post! estaba a punto de cometer un error, un 'adiestrador' de perros me aconsejó que no usara en mi perro el arnés con el que lo paseo, sino que le pusiera una correa ahorque y diera los famosos tirones. Mi perro es bastante grande y no me queda de otra que llevarlo a pasear antes de las 6 am y después de las 11 pm, rogando por no cruzarme con ningún perro en el camino. Intentaré el método que describes.

    ResponderEliminar

Me gusta saber que estás ahí