sábado, 20 de abril de 2013

Bollos de mantequilla (de Bilbao) sin gluten (opcional sin lácteos)


Una cosa que no he dejado de hacer estos días, dentro de mi vorágine personal, es cocinar. Primero, porque es algo que hay que hacer, todos los días y varias veces, y ya que estoy, prefiero que me guste y que esté rico. Y segundo, porque con la lactancia tengo un haaambreee. Pero de carbohidrato y dulce, me lo pide el cuerpo a carretadas.

Y claro, me lo tengo que hacer yo. Y los bollos de mantequilla me venían persiguiendo estos días. Yo no tenía ni idea ni de eso existía. Pero alguien preguntó cómo se hacían en el grupo sin gluten del facebook. Y luego el Comidista habló de ellos como los "mejores bollos del universo" (vale que él también es de Bilbao) y contaba los mejores sitios donde comerlos. Con enlace a la receta casera del blog Robin Food, con gluten, claro. La estudié, y era super parecida a los suizos de HannaSin. Así que estaba claro, el universo se alineaba, y ale, a terminar de adaptar la receta.

Bueno, pues quedan unos bollitos blanditos, esponjosos, con un sabor a mantequilla increíble. Y la crema de mantequilla, ufff, qué peligro tiene, de comérsela a cucharadas, vamos. No sé cómo será la versión glutenera, y ya nunca lo sabré, pero lo que sí sé es que van a formar parte de mi desayuno por una temporadita larga.

Para los bollos:

350 g de Proceli (o Alcampo o Special Line)
50 g de harina de arroz
80 g de harina de garbanzos
medio sobre de levadura de panadería o 12 g de levadura fresca
3 huevos M
100 g azúcar
100 g mantequilla en pomada (blandita) o margarina tal cual
125 ml de leche templadita (también vale de soja)
1 cucharadita de vinagre
pizca de sal

Yo hice la masa en la panificadora, en la opción amasado, para no tener que amasar yo. Lo podéis hacer igual, o dejar que amase la thermomix, amasadora normal, o batiendo a mano.

Primero batimos la mantequilla con el azúcar, hasta que se integre bien y quede como crema blanquecina. Entonces incorporamos los huevos batidos, la sal, la cucharada de vinagre y la leche templada. Yo peso las harinas en una bolsa, les añado el medio sobre de levadura, cierro la bolsa y agito fuerte. Así se airean y se mezclan bien las tres. Incorporar la harina poco a poco sobre los líquidos, hasta que se integre todo bien. Amasar unos 5-10 minutos, hasta que esté bastante suave. La masa hace una bola, bastante pegajosa pero manejable incluso con las manos secas.

Dejar levar en ambiente templado unos 20 minutos (en la misma amasadora o thermomix o bol, bien tapadita).

Desgasificar (amasar un poquito, suave) y dejar levar otros 40-50 minutos. Crecerá, aunque probablemente no doblará.

Sacar la masa, y repartir en porciones. Hay que hacer bolitas aplastadas, tipo croqueta, de unos 50 gr, o del tamaño de una mandarina. Puedes humedecerte las manos para que queden mejor.

Repártelas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, bien separaditas, y déjalas levar como una hora más. Yo caliento el horno a 50ºC (lo mínimo que da mi horno), luego lo apago, y meto la masa con un vaso de agua bien caliente.

Al cabo de esa hora, sacar, y calentar el horno a 170ºC. Mientras coge temperatura, pincelar las bolitas con huevo o leche, y espolvorear azúcar por encima. Hornear unos 25 minutos, hasta que estén bien doraditas. Verás que mientras se hacen, todavía crecen bastante más. Yo las tenía super redonditas, y con éste último levado les salieron los bollos y se agrietaron. Pero claro, así quedan con la miga con la que quedan.


Para la crema de mantequilla:

200gr de mantequilla pomada
3 yemas de huevo
200 gr azúcar
100 ml de agua.

Poner el agua con el azúcar en un cazo y llevar a ebullición, hasta el punto de almíbar en hebra fina (te pones una gota entre los dedos y los separas, se formará un hilo fino). Con un minuto de hervor más o menos te sale.

Poner las yemas en el vaso de una batidora, y con la batidora encendida, ir echando el almíbar por encima, en hilillo, se hará como una mayonesa. Dejar enfriar un poco, y poner también la mantequilla. Batir todo junto, hasta que haga una crema que se puede untar.

Intenta no comértela a cucharadas, deja algo para los bollos...


Coges el bollito, lo abres por la mitad, lo untas con la cremita... mmmmmhhhhh
Y como son con leche y mantequilla: ¡¡ja,ja,ja!! (risa de bruja mala) ¡todos para mí!

PD: he puesto también la opción "sin lácteos", porque salir, salen bien. Eso sí, el saborcito de la mantequilla... pues no queda igual. Pero quedan muy presentones, y los puedes rellenar con mermelada, o lemon curd, o lo que te apetezca, y así disimular.


Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es

5 comentarios:

  1. ¡Te me has adelantado! Cuando leí ayer al Comidista pensé en adaptarlos. Ahora que ya están adaptados. ¡¡A copiaaaaaaaaaar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por una vez llego primero ! :)
      Ya verás quedan fenomenal. Esa mezcla de harinas es buenísima. Un beso!

      Eliminar
  2. Tengo que pasar la receta a mi hermana, la pobre no para es experimentar.
    Nos vemos

    ResponderEliminar
  3. Nos gustaría enviarle el programa del Concurso que tenemos para bloggers, el correo es lmiranda@mumsprivee.com, es la Community, si quiere se lo remitimos, no tenemos su correo, por lo que si le interesa, póngase en contacto con nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Dos niñas, una recién nacida y eres capaz de hacer estas maravillas...Eres una crack! :)
    Muas!

    ResponderEliminar

Me gusta saber que estás ahí