jueves, 3 de mayo de 2012

Ejercicio y estrés en perros ¿qué relación tienen?


Últimamente (por esas extrañas coincidencias de la vida) he estado leyendo/oyendo hablar mucho sobre la relación entre el exceso de ejercicio físico y el estrés en los perros. He leído en algunos blogs, y he oído decir a algunos profesionales que ellos no recomendaban el ejercicio físico en perros (algunos hablaban de deportes como agility o canicross, pero otros incluso incluían aquí el tirarle la pelota al perro) porque aumenta la adrenalina, y con ello el nivel de estrés y la ansiedad en los perros.

Primero vamos a hablar del estrés en los perros, y qué lo produce.

El estrés es una reacción del cuerpo de los animales ante una situación que necesita de una activación corporal. Una activación corporal es cualquier situación que necesite del individuo una reacción. Puede ser buena (tipo "hay donuts para merendar, ¡yuju!"), neutra (darse una carrerita para llegar al autobús) o  negativa ("como no corra, me come el tigre").


Independientemente del tipo de reacción que lo provocó, existen dos tipos de estrés. El estrés "bueno" o Eustrés, que es una activación corporal momentánea y proporcionada al nivel de activación requerido. Luego está el estrés "malo" o Distrés, que es el que se produce cuando tenemos una situación de activación que se prolonga mucho en el tiempo, o que se repite durante un largo periodo.

El mayor problema que tiene el estrés, es que es acumulable. Cuando tenemos una activación, segregamos adrenalina inmediatamente, y esta hormona produce aceleración en la respiración y en el ritmo cardíaco, y el organismo se prepara para actuar. Pero también produce la segregación de la hormona cortisol. El cortisol permanece en la sangre unos veinte minutos, y luego, normalmente, vuelve a niveles basales. Eso quiere decir que después de una emoción, o un susto, tardamos (de media) unos 20 minutos en tranquilizarnos.

Pero eso sólo ocurre si PODEMOS tranquilizarnos. ¿Qué pasa si no nos dejan descansar?


Si poco después de esa activación corporal, necesitamos otra, el proceso vuelve a repetirse. Pero esta vez, el cortisol subirá más alto, y permanecerá más tiempo en sangre. Si tenemos una temporada con mucha necesidad de activación (exámenes, por ejemplo) los niveles de cortisol no pueden bajar, y permanecen elevados durante largo tiempo. Aquí es donde comienzan a aparecer los efectos negativos del estrés. Baja el sistema inmune, se ven signos de ansiedad, de incapacidad para relajarse (insomnio, conductas esterotipadas), los niveles de testosterona aumentan, aumentando así la irritabilidad/agresividad... un montón de efectos negativos.

¿Qué pasa con el ejercicio físico?

El ejercicio físico es un activador natural. Si se practica de forma predecible y moderada, no sólo no aumenta el cortisol, sino que lo disminuye. Si cualquiera de nosotros sale a correr por las tardes, sabe que antes de empezar a correr, nota ya la activación (porque anticipamos el ejercicio), y al principio a uno le suben las pulsaciones, aumenta el ritmo de la respiración y el cardíaco... todos los síntomas de la adrenalina. Si corremos al ritmo y la longitud a la que estamos acostumbrados, el cuerpo se estabiliza, y cuando acabamos nos notamos cansados, relajados y con sensación de bienestar.


Pero ¿qué pasa si este ejercicio físico no es regular? Si no estamos acostumbrados a correr, tendremos una subida de adrenalina más fuerte, que nos dejará agotados. Lo mismo si aumentamos el ritmo de la carrera, o la longitud, de forma brusca. El cuerpo no está acostumbrado a esa intensidad, y tirará de las reservas para seguir corriendo. Si lo hacemos así un día, acabaremos agotados y con agujetas. Si lo repetimos día tras día, o sólo corremos una vez por semana... pues todo esto se acumulará y nos producirá mucho estrés. Esto es lo que les pasa a los atletas profesionales, si no se tiene cuidado. Si se les pide máximo rendimiento todos los días, acaban quemados, lesionados y estresados.

Con los perros pasa lo mismo. Según los estudios, los perros tienen una tolerancia al ejercicio físico (correr) muy grande. Con entrenamiento, distancias de hasta 160 km no sólo no aumentaban los niveles de cortisol basal, sino que los disminuían.

Pero lo dicho: con entrenamiento. En otro estudio, se compararon los efectos de hacer ejercicio con el perro una o dos veces por semana, durante varias horas ("este finde lo saco al campo y lo agoto"), contra los efectos del mismo tipo de ejercicio, pero durante veinte minutos, a la misma hora, todos los días. Mientras que el primer grupo tuvo un aumento en los niveles de cortisol, el segundo los disminuyó.

Y no sólo afecta la cantidad de ejercicio, o si éste es continuado. Lo que más afecta, es cómo se comporte el dueño durante el ejercicio. Si el dueño considera el ejercicio como una sesión de adiestramiento, da órdenes y corrige al perro, los niveles de cortisol aumentarán. Si en cambio juega con el perro, sin hacer caso a que el perro obedezca, ni regañarle, el cortisol disminuirá. Y si está compitiendo, y pierde, el perro tendrá los niveles de cortisol más elevados si el dueño lo pasa mal y le regaña. Si pierde, pero su dueño "lo quiere igual", el cortisol disminuirá (igual que cuando ganan y el dueño premia al perro).


Si tu perro se emociona "demasiado" con el ejercicio, tienes dos alternativas. Puede que no sea "demasiado", sino que sea demasiado intermitente (por mucho que nos guste algo, todos nos cansamos si repetimos lo mismo 100 días seguidos), o es que tu perro tiene estrés por otras razones. Puede que el sitio donde hagas ejercicio le de miedo, los perros a su alrededor sean extraños o... ¿has pensado que a lo mejor eres tú el que lo pone nervioso?


Resumiendo: haz ejercicio con tu perro, juega con él. ¿Quieres hacer deporte? Hazlo. Entrena con tu perro, a diario un rato. No le des palizas de un día para luego pasar de él el resto de la semana. Y no le regañes si no llega "a nivel". Debe ser un juego para los dos. Si le ves estresado, no le hables, no le chilles. Acaríciale, deja que se apoye en tí.

Corre, salta, haz agility, tira la pelota, pelearos por un nudo... divertíos. Tu perro estará menos estresado.
Y tú también.


Bibliografía: 


Arokoski, J., Miettinen, P., Säämänen, A.-M., Haapanen, K., Parviainen, M., Tammi, M. & Helminen, H. 1993. Effects of aerobic long distance running training (up to 40 km · day<sup>−1</sup>) of 1-year duration on blood and endocrine parameters of female beagle dogs. European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology, 67, 321–329.
Beerda, B., Schilder, M. B. H., Hooff, V., A.r.a.m, J., Vries, D., W, H. & Mol, J. A. 1998. Behavioural, saliva cortisol and heart rate responses to different types of stimuli in dogs. Applied Animal Behaviour Science, 58, 365–381.
Durocher, L. L., Hinchcliff, K. W., Williamson, K. K., McKenzie, E. C., Holbrook, T. C., Willard, M., Royer, C. M. & Davis, M. S. 2007. Effect of strenuous exercise on urine concentrations of homovanillic acid, cortisol, and vanillylmandelic acid in sled dogs. American Journal of Veterinary Research, 68, 107–111.
Effects of Exercise and Human Contact on Animal Welfare in a Dog Shelter. 2011. Veterinary Record, 169, 388–388.
Horváth, Z., Dóka, A. & Miklósi, Á. 2008. Affiliative and disciplinary behavior of human handlers during play with their dog affects cortisol concentrations in opposite directions. Hormones and Behavior, 54, 107–114.
Jones, A. C. & Josephs, R. A. 2006. Interspecies hormonal interactions between man and the domestic dog (Canis familiaris). Hormones and Behavior, 50, 393–400.
Lefebvre, D., Giffroy, J.-M. & Diederich, C. 2009. Cortisol and behavioral responses to enrichment in military working dogs. Journal of Ethology, 27, 255–265.
Mehta, P. H., Jones, A. C. & Josephs, R. A. 2008. The social endocrinology of dominance: Basal testosterone predicts cortisol changes and behavior following victory and defeat. Journal of Personality and Social Psychology, 94, 1078–1093.
Scholz, M. & Reinhardt, C. V. 2006. Stress in Dogs: Learn How Dogs Show Stress and What You Can Do to Help. Dogwise Publishing. 


Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es

20 comentarios:

  1. Este post me llega en un momento perfecto! He leído algún blog veterinario que hacía referencia a este tema (con las mismas conclusiones que mencionas al principio) y no acababa de verlo claro. Tu explicación es fantástica, me ha encantado, de verdad. Mil gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo he leído mucho últimamente, pero creo que es que la gente malinterpreta mucho...

      Eliminar
  2. Un artículo de lo más interesante.... Siendo Iuna pequeña (unos 6-7 meses) me llevaba al parque dos pelotas para hacerla correr.... Resultado: la perra empezó a hacerse pis y cacas en casa, cuando hacía tiempo que ya no lo hacía.

    Tengo una amiga con amigas etólogas y les comentó el caso porque estábamos realmente preocupadas. Nos dijo que el problema es que Iuna estaba creando una cierta adicción al ejercicio físico y que cuanto más le daba, más adrenalina generaba su organismo, no la eliminaba porque se iba acumulando a la del día siguiente.... y el resultado era un estrés brutal en la pobre. La "cura" fue bien sencilla: fuera pelotas y ejercicio "a su aire". Es decir, que corra lo que quiera, pero a su rollo, que juegue con otros perros, practicar searching....

    Desde luego fue el mejor consejo que me pudieron dar porque desde entonces (ahora tiene casi 3 años) la perra es mucho más equilibrada y da gusto salir al parque con ella.... aún tiene que ser el primer disgusto que nos dé (en cuanto a escaparse, atacar a otros perros)....

    Me ha encantado el post porque me ha servido para darme cuenta de que no lo hago mal con la peduga....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema está en no parar, en convertirlo en adicción. Pero como puede ser para cualquier persona... el problema no es el ejercicio en sí, sino la forma de realizarlo.

      Eliminar
  3. Por cierto, perdón por el chorizo de comentario.... :-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan los comentarios largos, ¡no pidas perdón!

      Eliminar
  4. Fantástica entrada y muy aclaratoria.
    Es cierto que existen opiniones contrarias a la práctica de ejercicio con tu perro como causa del estrés, pero es como todo: si no es estructurado y regular... Yo no soy una atleta, paseo y cuido perros, y lo que sí hago es caminar y caminar, soltarles en el área canina, jugar a lanzar la pelota (pero con reglas), jugar a buscar, y dejarles un rato a su bola... Hay una transición clara entre la actividad más excitante para ellos (estar sueltos con otros perros) y llegar a casa (volvemos dando un paseo en manada de entre 20 y 40 minutos). El resultado es que suelo tener unos cinco perros en casa, no todos se conocen entre sí, y suelen estar bastante tranquilos y relajados.
    Me encantaría compartir tu post en mi blog si no te importa. Creo que de entradas así podemos aprender mucho todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido, caminadogs!
      Totalmente de acuerdo contigo. Cuanto más variado el ejercicio, e intercalando juegos muy excitantes con otros más tranquilos, mejor.
      Comparte lo que quieras, con tal de que pongas que la autora soy yo, y enlace al blog.
      Nos vemos!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto! No me gusta atribuirme méritos ajenos! Además si conocen la fuente, pueden beber de ella siempre que lo necesiten!
    Muchas gracias! Seguimos leyéndonos!

    ResponderEliminar
  7. Como tu misma dices es el "exceso" de ejercicio lo que no se recomienda y yo personalmente en las terapias de comportamiento, en perros que ya presentan problemas, ejercicios extenuantes como es el lanzamiento continuo de una pelota lo desaconsejo totalmente. Otra cosa es que generalicemos y digamos que el ejercicio es malo, ni mucho menos. Es vital para el perro hacer ejercicio y mantener su buen vínculo con su guía/dueño. Como siempre, los excesos son malos. En el equilibrio está la virtud ;)
    Buen post!
    Un saludo,
    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Cristina!
      Yo lo que pasa es que casi nunca me encuentro con perros "sobreejercitados"... por mi experiencia, el "dueño medio" lo que suele tener es un perro sobre excitado por demasiada comida + muy poquito ejercicio físico/mental...
      La mayoría están como mucho "mal-ejercitados", pero la mayoría están "sub-ejercitados". Conozco pocos perros "sobreejercitados" (con alguna excepción de algún perro de competición, pero casi ninguno, y éstos sufren más del malejercicio que del exceso). Tenemos que tener en cuenta que un perro "medio", con un entrenamiento, puede correr 40km diarios sin problemas. Dudo mucho que ningún dueño pueda dar a su perro ese nivel.

      Eliminar
  8. Tus entradas siempre tan interesantes. Para nuestra perra, una labrador de casi 10 años, el ejercicio diario a sido fundamental, no solo salir a pasear sino un rato de correr, tirarle la pelota y desfogar era y es fundamental para ella. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los labradores, parece que no, pero tienen muchísima energía... El mío no "sentó la cabeza" hasta los seis años, y aún con 11, ahora, le tiras una pelota y va como un loco... vuelve cojo perdido, pero él tiene que ir, y vuelve con una sonrisa de oreja a oreja, y la lengua sacada por un lado... la felicidad hecha perro.

      Eliminar
  9. hooooola (-:
    no puedo estar mas deacuerdo, muy bueno y acertado

    alej

    ResponderEliminar
  10. Fantástico artículo. Ojala algún día todo propietario entienda lo que genera en el organismo de nuestro perro un exceso de ejercicio, ejercicios explosivos y sobre todo que respetemos los periodos de descanso. a todo esto debemos sumarle que debemos empezar a no regañar, corregir o castigar.......
    Felicidades por el articulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Hay que ir poniendo granitos de arena...

      Eliminar
  11. Hola!
    Me ha gustado mucho tu blog, muy interesante.
    Con este post sobre el ejerciocio me asalta una duda, ¿hacer un poco de jercicio sería contraproducente en un perro con fobias? un perro que no responde a estimulos y tiene un alto nivel de ansiedad por miedos que sólo libera cuando está solo con comportameintos destructivos no se si el trotar 2 o 3 días le vendría bien o al ser una respuesta de huida sería peor. ¿el protocolo BAT sirve para estos animales con miedos que no son reactivos, sino lo contrario, que se bloquean?

    Ojalá todos los dueños de perros leyeran estos artículos! un poquito de etología en la enseñanza básica no vendría nada mal.

    Un saludo con lametón canino!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario, le viene fenomenal el ejercicio moderado. Al correr se elimina mucha ansiedad, se liberan endorfinas. Los perros con miedo superan mucho la ansiedad corriendo, porque es lo que "les pide el cuerpo", y mientras se distraen, y se desensibilizan frente a lo que les da miedo.
      Y sí, puedes usar el BAT, para perros que se bloquean también funciona fenomenal. Lo que tienes que tener en cuenta es que tendrás que ir con mucho ojo, y mantener al perro por debajo del umbral de estrés, que con los perros bloqueados muchas veces pensamos que van bien, y no, están superestresados pero quietos.
      Si tienes algún problema en concreto, no dudes en mandarme un privado, e intento ayudarte un poco más.
      Un saludo!

      Eliminar
  12. Cada dia los perros se parecen mas a las personas y las personas mas a los perros.. :P

    ResponderEliminar

Me gusta saber que estás ahí