domingo, 13 de mayo de 2012

Tosca ya es viejita


No nos habíamos dado cuenta, pero Tosca está mayor. El otro día nos dio un buen susto.

Salimos a pasear, como un día normal, de "happy familiy", a dar una vuelta a la manzana, Pollito en su triciclo, papá y mamá, y los perros por detrás. Como era una hora "rara", y la urba estaba vacía, los perros iban sueltos, correteando a su aire, olisqueando por su cuenta.

En un momento de distracción, la niña se bajó del triciclo para mirar el río, y fuimos con ella. Silbé a los perros, que se habían quedado atrás, un poco lejos. Como no les oía venir, miré, y ví a Tosca tumbada de lado en la hierba. Pensé que se estaba rascando la espalda, rebozándose con la hierba recién cortada. Pero estaba muy quieta. Muy quieta.

Me acerqué corriendo, y parecía dormida. Me fijé que respiraba, le toqué el pecho y el corazón le latía (Uf, el entrenamiento veterinario, que salta). Intenté despertarla dándole unas palmaditas, y como a la tercera o la cuarta abrió los ojos, y me miró sin mover la cabeza. Poco a poco, se levantó del suelo, con aire a "recién despertada", pero por lo demás "normal". Le miré las encías, las tenía muy pálidas, casi azules. Y se había hecho caca. Salió trotando, algo insegura, pero bien. Nos volvimos a casa. Todo pasó en unos 30 segundos, no más, Guardabosques y Pollito ni se dieron cuenta.

Un síncope. Pasar de 10ºC a 25ºC de un día para otro no es bueno para nadie, y se ve que el corazón de la pobre Tosca no pudo compensar el cambio de necesidades.

Esa tarde me la llevé a la clínica (Gracias Dani, gracias Paco) y la hicimos un poco de todo. Un análisis de sangre, un electro, placas, ecografías... Y pudimos confirmar lo que yo sospechaba.


Tosquita se hace vieja, y su corazón empieza a dar señales. Tiene "cardiomiopatía dilatada", lo que quiere decir que las paredes de su corazón están débiles, y no laten bien. Las válvulas no terminan de cerrarse en cada latido, y se producen reflujos, soplos, lo que hace que el cuerpo no se oxigene bien. Las primeras consecuencias son fatiga, intolerancia al ejercicio, y problemas hepáticos. La fatiga no la habíamos notado, con el frío se disimula. Pero con el calor, los perros tienen que jadear, y el jadeo es poco eficaz para tomar oxígeno.

Cuando el perro hace ejercicio (aunque sea andar a trotecillo cochinero por la calle), su cuerpo demanda más oxígeno. Normalmente, el corazón lo que hace es latir más deprisa, y los pulmones respiran más rápido y más profundo. Con el calor, tienen que jadear para no sobrecalentarse, así que los pulmones no pueden compensar. Y si el corazón no puede compensar tampoco... pues no llega oxígeno al cerebro. Y se produce una pérdida de consciencia, un desmayo. El síncope.

A veces es leve, como el de Tosca, y tras unos segundos, el perro se levanta aturdido, y sigue adelante. Pero a veces no. A veces el corazón no logra compensar, porque está más dañado. Y el cerebro permanece sin riego más tiempo, y se acabó.

Por lo menos hemos tenido este aviso, y con medicación y dieta probablemente Tosca todavía permanecerá con nosotros varios años.

Ahora echo la vista atrás, y pienso que estos días sí que estaba más paradita, como más cansada, pidiendo más mimos. Y se la veía más tripona (su hígado, aumentando de tamaño para compensar la falta de riego).

En casa del herrero, cuchillo de palo.


No seáis como yo, que no sea el susto. Si tenéis un perro mayor (de siete años en adelante, sobre todo si es de tamaño grande) llevadle al veterinario, y que le hagan un chequeo geriátrico. Sobre todo si le véis más cansado, jadea aunque esté tranquilo, o parece que no se quiere tumbar. Prolongaréis su salud, mejorará su calidad de vida.

Y no os llevaréis estos sustos.


Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es

21 comentarios:

  1. Que bonita es Tosca y que pena que pases los años, verdad??? ahora os toca cuidarla mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que como en vez de pelo tiene "peluche", te crees que todavía es un cachorro... pero no... Por otro lado, me ha acompañado un montón de años difíciles, ahora le toca a ella.

      Eliminar
  2. Estas cosas siempre te dejan con el yuyu en el cuerpo, y sí, en casa de herrero, cuchillo de palo. Voy a ir programando una revisioncilla para mí perraco (que por otra parte es un Boxer megageriátrico y me sorprende lo bien que está todavía!). Besitos y a cuidarse!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, llevamos con el yuyu unos días, cada vez que llego a casa, si no veo a Tosca, me vuelvo paranoica (con Marco ya me pasa desde hace como un año...). Vigila bien a tu perrito, que bóxer y añoso... mucho es. :)

      Eliminar
  3. Siento mucho lo del susto, espero que con la dieta y la medicación mejore y podais seguir haciendo esos paseos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejorar no mejorará mucho, el corazón básicamente se queda como está, vuelta atrás no hay. La cosa es que empeore despaaaciiitooo.
      Y los paseos, con la fresca. Un beso!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Bueno, yo creo que ni se enteró, pobre. ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Si es que da una pena verlos así....

    Iuna aún es jovencita (hará 3 años en algo menos de un mes) pero de vez en cuando la llevo al vete para que le eche un vistacillo. Prefiero pecar de pesada que pasar por alto algo que luego podría no tener solución (al fin y al cabo es mi primera perra y no controlo mucho).

    Mimad mucho a Tosca y sí, los paseos con la fresca, que con estos calores los pobres lo pasan francamente mal....

    Abrazos para ti y un achuchón para Tosca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho mejor ser pesada, Susana... los perros no dicen "me duele aquí", así que es importante estar atento.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Es una pena, me da mucha lastima porque ellos parecen que hablen lo que pasa es que nosotros no tenemos tiempo de escucharles. Te dan lo que las personas no son capaces sin esperar nada a cambio, con unas palmaditas se ponen la mar de contentos.
    Espero que Tosca os acompañe por mucho tiempo.
    Nos vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero que nos dure mucho todavía. Ella es un cachorro en espíritu.

      Eliminar
  7. ¡Cuidala mucho! Ahora le toca pasar a ser la niña mimada de casa, como a los abuelitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je, ella siempre ha sido la mimada de la casa... eso no va a cambiar nada...

      Eliminar
  8. Ay pobrecita Tosca, nosotros tenemos que llevar a Noah, esta mayor, cumple 10 años el mes que viene, es una labrador y este ultimo año esta siendo complicado para ella... Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Marco también está siendo complicado, le duelen las patas... pero como que eso ya lo teníamos asumido, lo de Tosca ha sido más de sorpresa (y eso que es mayor, pero no sé...)

      Eliminar
  9. Ayy pobrecita Tosca! Espero que solo haya sido un susto y siga con vosotros unos añitos igual de bien que hasta ahora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo está como si nada, yo también espero que sigamos unos añitos igual. Un abrazo!

      Eliminar

Me gusta saber que estás ahí