jueves, 6 de octubre de 2011

La domesticación del perro ¿Cuándo?

Hoy empiezo tema nuevo. Voy a ir explicando la domesticación del perro, con todas sus preguntas (¿Cómo?¿Cuándo?¿Dónde?¿Por qué?). Como me siento antropológica, voy a empezar con el cuándo.

El perro desciende del lobo, como se ha podido comprobar cuando se ha estudiado su morfología y genética (Clutton-Brock, 1995, Vilá et al., 1999). (Más sobre ésto el día del "cómo"). Y fue el primer animal que se domesticó.

Sobre la fecha concreta, no existen datos, sobre todo porque la evolución no da saltos. No tenemos al lobo un año, y de repente al otro ¡zas! ¡un perro! Sino que el lobo fue cambiando poco a poco, a lo largo de muchas generaciones, hasta que un grupo de animales tomó una forma que más que un lobo, ya parecía un perro.

Estos cambios pudieron comenzar hace más de 100.000 años, según las evidencias genéticas, y se fue produciendo en muchos sitios a la vez (Vilá et al., 1997). Las primeras evidencias físicas que se tienen, en los registros fósiles, son unos restos de un animal que estaría entre en el perro y el lobo, que han aparecido en Siberia (Ovodov et al., 2011). Esta rama tendría unos 33.000 años, pero parece que se extinguió en la siguiente glaciación.
Cráneo de perro más antiguo, 33.000 años de antigüedad

Los perros, ya como animal claramente diferenciado del lobo, no aparecen hasta hace 15.000 años. Hay evidencias genéticas (Vilá et al., 1999) que lo indican, y parece que los perros que ahora existen provienen todos de una población que apareció en el Este de Asia (Pang et al., 2009). Esto no quiere decir que no se domesticaran perros en otros lugares, sino que los perros actuales todos descienden de este grupo. Parece que fue el que tuvo más exito, por lo que fuera. Después se han ido integrando otras "sangres", de lobos más modernos, y de otros grupos de perros, pero parece que el grupo mayoritario original procede de allí.

Las evidencias arqueológicas muestran perros ya conviviendo con la gente desde hace 10-15.000 años. Parece que primero aparecen restos de perros que sirvieron como alimento, pues tienen marcas de dientes  humanos. Más adelante se supone que el perro se incorporó al núcleo familiar, ya que comienzan a aparecer huesos dentro de las tumbas, con enterramientos propios, o compartiendo tumba con alguna persona. El hallazgo que a mí me parece más bonito es éste, uno de los más antiguos. Procede de la zona de Israel, y es de hace unos 12.000 años.

Tumbia natufia, mujer con un perro, hace 12.000 años
Allí se encontró una tumba de una mujer, con una mano encima de un cachorro (Davis y Valla, 1978). Es la primera "prueba" del lazo afectivo que podría haber existido entre esa mujer y su perrito.

Misma tumba, detalle
 Parece una tontería, pero a mí me toca la fibra sensible. Los humanos parece que "dormimos" con nuestros perros desde hace más de 12.000 años. Hala, ahí queda eso.

La bibliografía:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gusta saber que estás ahí