jueves, 21 de noviembre de 2013

Intentando establecer rutinas (y sin conseguirlo)


Y yo que pensé que para estas fechas lo tendríamos todo "controlado", pero nada. Me había yo hecho a la idea de que para finales de Noviembre íbamos a tener instauradas unas cómodas rutinas de sueño, de cole, de guarde, de tardes, y yo unas mañanas organizadas de trabajo, con algo de tiempo para hacer deporte y clickear a Marco (que lo tengo abandonadillo, al pobre).

Pues no. Nada. Niente.

Pollito va al cole, y entra y sale a la misma hora, sí. Pero algunos días tiene baile a la hora de comer, y sale de clase AGOTADA. Con deciros que el otro día me puse a cocinar, y al no oírla me asusté y me puse a buscarla. Ni en el salón, ni en el baño... Guardabosques se había ido a acostar a Gatito para la siesta, y el fondo de mi casa era oscuridad total. Me encontré a Pollito encerrada en su cuarto, a oscuras, tumbada en su cama y tapada hasta la cabeza, durmiendo.
 ??????????
No me lo podía creer.


El caso es que al final hay días que duerme un rato, a última hora de la tarde, o no duerme, pero acaba el día de un humor de perros, rabieta tras rabieta. Si le añadimos que la hora de la cena no es su mejor momento (porque sigue comiendo como un pajarito, y ya no sabemos qué hacer...).


Gatito empezó hace unas semanas la guarde de 9 a 16h, y aunque lo lleva bien, casi no duerme allí la siesta. Le va la marcha, como a su hermana, y si hay alguien despierto, pues ella quiere verlo. Así que se duerme al llegar a casa, después de tomar su ansiada ración de teta. Se despierta, y quiere teta. Cena, y quiere teta. Vamos, que se pasa la tarde comiendo, y eso que en la guarde están asombrados de lo mucho que come. La noche y el día, mis niñas.

Eso sí, entre tanto no paran quietas ninguna de las dos. La mayor ha salido artista, y se pasa el día pintando, amasando y recortando. Y la pequeña, gateando, poniéndose de pie y llevándose a la boca todo lo que pilla. Que son papeles que va soltando la hermana, en su mayor parte. Que cada día nos creemos que le ha salido un diente nuevo. Pero no, es otro papelillo que se está comiendo.


¿Y yo?

Yo creí que este mes me lo iba a pasar pasando consulta de vez en cuando y pasando la mayoría de las mañanas delante del ordenador, procesando los datos de mi tesis. Peerooo....
Resulta que este año nos han "tocado" unos alumnos de Prácticum de Psicología para tutorizar. Y me ha "tocado" prepararme tres seminarios, y acudir como a seis, sobre diversos temas de mi grupo de trabajo. Todo muy bonito, pero ¿y yo cuándo trabajo con lo mío? Pues no me da tiempo.

Me siento como el conejo blanco de Alicia, llegando tarde a todo.


Para lo único que me queda tiempo es para cocinar, y es que es mi rato de "encerrarme" en la cocina, experimentar, amasar, relajarme... y de paso poner comida en la mesa de la familia.


Y todo esto, sin dormir, claro. Que empalmamos mocos con diarreas, diarreas con toses, toses con pesadillas... y aquí no duerme por la noche ni el perro.
Y os dejo ya, que esta tarde tengo seminario en la facultad, y todavía no me he preparado lo que tengo que llevar.

Y vosotros ¿os organizáis?

PD: esta semana he podido dar tres sesiones del clicker con Marco, estamos aprendiendo el "cop-cop". Es que me he unido a un grupo de facebook de trickdogging, y te ponen los dientes largos. Con mucha paciencia, eso sí, que al octogenario le cuesta.

Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es

15 comentarios:

  1. Mucho ánimo, me imagino que poco a poco todo ira encajando. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí, pero se hace muy cuesta arriba!

      Eliminar
  2. Pues oye con todo has escrito una entrada muy bonita y con fotos ilustrativas muy bien hechas. Todavía no tenemos que llamar al 112 para que te rescaten jajaja.

    Lo haces muy bien, yo solo leerte ya me he estresado jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no, je,je. Pero a una grúa para que me saque de la cama, un día de éstos, seguro que sí. Un beso!

      Eliminar
  3. Adorable síntesis del día a día de tu familia. Eres un gran administradora de tu tiempo, que duda cabe. Quizá te parezca insuficiente, pero tus días me parecen bien prolijos y aprovechados.
    Dan ganas de apuntarse al grupo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que intento aprovechar, y cundir cunde. Pero me da la sensación de ir con la lengua fuera día tras día, siempre un paso por detrás de lo que debería estar haciendo.
      Un beso!

      Eliminar
  4. Qué razón tienen los padres cuando dicen que sus niños están guapos mientras duermen...¡es que lo están! ¡Se me cae la babilla con tus nenas!
    Y yo estoy con David, no veas lo que te cunde el tiempo. En mi caso no me quejo, pero desde luego hay que currárselo mucho para que el día tenga las mismas horas que antes de ser madre (y aún así, renunciar a ciertas cosas...). :D
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dormidas están monísimas!! pero qué poco lo hacen!
      Yo he renunciado a muchas cosas, pero a cambio tengo una vida mucho mejor de lo que nunca me hubiera imaginado. Un beso!

      Eliminar
  5. Bufff Teresa!!. Normal que estés agotada. Pero que no cunda el pánico. Todo pasa y ... a veces demasiado rápido.
    Cuídate!!
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que pasa, sí, y ya son las 9 de la noche, y parece que me levanté hace un minuto...
      Me cuido lo que puedo, pero a veces no parece suficiente.
      Un beso!

      Eliminar
  6. Ay si es que con dos nanos el tiempo se esfuma, yo igual que tú con organización 0, pero bueno viendo las caricas de tus nanas se alegra toito, ánimo y poquito a poco, más lento de lo que pensabas... pero llegará tu momento. Saludicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que se alegra una, con una sonrisa, un beso, una risa... y se te pasan toditos los males. Menos mal que son así de monas.
      Un beso!

      Eliminar
  7. Ese momento tardes era el más estresante en mi casa, pero yo decidí volcarme en cuerpo y alma a ese rato y dar a los niños lo qu pedían: a las 7 al baño y a las 7 y media cenando y de ahí hay un paso al sueño. Era la única forma de que cenasen. A mis hijos el sueño les quita el hambre y el humor.

    Recuerdo esos momentos con mucho estrés (yo salía de trabajar a las 7 y cuando llegaba a casa estaban en el baño o ya habían salido. Quitarte la ropa, poner el turbo y a cenar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros empezamos a las 7 o y media, Guardabosques baña y yo hago cenas, o al revés. A las 8 estamos todos cenando. Pero Pollito tarda una hora (o más!) en cenar... y ya se nos ha ido el horario a la porra. Y si yo he trabajado por la tarde y llego y están bañadas pero sin cena, o al revés... pues ya ni te cuento.
      Un beso!

      Eliminar

Me gusta saber que estás ahí