domingo, 15 de abril de 2012

¡¡DONUTS!! sin gluten, sin lactosa, pero IGUALES



Éstos donuts deberían tener copyright. En serio, Nuria, no se pueden hacer mejor.
Hoy no tocaba receta en el blog, pero hemos tenido otra kedada en el facebook y no podía dejar de compartir el éxito.

Donuts cumple 50 años. Yo no tengo tantos, pero el bollo que más me ha gustado en mi vida... el donut. Blanco, o de chocolate, me daba igual. Pero donuts. Y de Panrico, claro, nada de imitaciones.

Desde mi diagnóstico, sólo he tomado donuts un par de veces. Si el médico decía que tenía que saltarme la dieta ¿yo que me comía? Pues un donut. Vale, me comía dos.

Guardabosques se pasó tres años "dejándomelos oler". Literal. Él se los compraba, y yo los olía. Sólo con eso, me parecía a mí que era como probarlos un poquito. Hace un año, le diagnosticaron a él la intolerancia a la lactosa. Se acabaron los donuts (toma karma).

Glaseado de café
Pero hoy.... tachán, redoble de tambores..... ¡¡¡Hemos merendado donuts!!!
Así, con tres signos de exclamación. Os dejo la receta, que es del blog de Nuria "Sin Gluten". En este caso, nada de tuneos. Tal cual. Perfectos. Bueno, los tuneos "sin leche".

Ingredientes: 

250gr harina Procelli o Alcampo (o 210g de Procelli y 40g de garbanzo o trigo sarraceno, que queda mejor)
130gr de leche (sin lactosa o de soja, en mi caso o de arroz)
1 huevo
40gr de azúcar
40gr de mantequilla derretida (margarina de aceite de oliva hacendado)
1 sobre de levadura panificable Maizena
Esencia de naranja (o una ralladura de naranja)
1 cucharadita de azúcar avainillado
2 semillas de cardamomo (si es recién comprado, con una vale, que yo me he pasado un pelín). Puedes abrir varias semillas, mezclar con aceite, y esperar un mes. Así tienes aceite con aroma a cardamomo, que se reparte mejor.

Edito: también puedes hacerlos con masa madre: 100gr de masa madre, 80 gr de leche, 1 huevo, 40 gr de azúcar, 40 de mantequilla, medio sobre de levadura maizena, 200 gr de Proceli. El azúcar avainillado, la naranja y el cardamomo.

Se derrite la mantequilla (unos segundos en el micro, e ir vigilando), le añades el huevo y lo bates, y luego la leche templadita. Ésto lo echas en un bol, sobre los demás ingredientes secos. Como es un poco incordio, porque es muy pegajoso todo, yo "hice trampas" y lo mezclé en la panificadora en modo "amasar", como tres minutitos, hasta que hizo bola. No lo hagáis en la termomix, que las cuchillas por lo visto se cargan la masa.

Así queda la masa después de apalizarla
Cogéis la bola de masa, y le dáis una paliza. De verdad. El amasado de los donuts se hace cogiendo la pelota, levantando mucho los brazos, y dejándola caer en la encimera enharinada, con fuerza. Levantáis la masa, y repetís. Así unos 10 minutos, o hasta que haya que quitar harina del techo. Si lo queréis ver de verdad, en el blog de Nuria está el vídeo. Cansa bastante, pero es divertidísimo. Si te vibran los cacharros de la encimera, es que lo estás haciendo bien.

Cuando notas que la masa ha crecido, está flexible y esponjosa, la metes en el horno a levar. Yo pongo el horno a 50ºC mientras amaso, y al acabar, apago el horno, y meto la masa dentro, con un cacharrito con agua caliente, para que no se seque la masa. Esperas una hora.

Así quedan antes de levar

Al cabo de esa hora, sacas la masa, y la estiras con el rodillo hasta que tenga como 1cm de alto. Con un par de moldes haces la forma, con sus agujeritos. Con lo que me sobró, yo hice un bollito redondo, para hacer un pandorino.

Vuelves a meter la masa a levar, como 3/4 de hora, una hora. Se sacan, y se fríen en aceite suave (de oliva o girasol), no muy caliente, para que se hagan bien por dentro. Si pillas la altura del aceite (un pelín por debajo de medio donut) te sale hasta la rayita.


El glaseado:
Una cucharadita de mantequilla o margarina
Azúcar glass o normal
Un pelín de agua tibia
Café soluble en polvo (opcional)


En un cacharrito, pones la mantequilla derretida en el micro, y vas añadiendo azúcar glass mientras remueves, hasta que quede como pegotitos. Añades una cucharadita de agua. Remueves, y te queda como una crema suave. Vas añadiendo más azúcar y más agua hasta que des con la cantidad que necesitas. Si lo quieres de café, disuelves una cucharadita de café soluble en el agua, y la vas añadiendo poquito a poquito.

Cuando los donuts están fritos, echas el glaseado por encima. Con el calorcito, se va derritiendo, y cubre el donut homogéneamente. Al enfriarse, se endurece y hace la costra típica.

Pandorino

El pandorino:
Todo igual, sólo que éste no tiene agujero en medio. Una vez frito, coges un pelapatatas (por ejemplo), lo pinchas y le abres un agujero en medio. Metes una cucharada de Nocilla o Nutella (aptas las dos) en una bolsa zip, le haces un agujero a una esquina, y con esta manga pastelera improvisada rellenas el agujero. Espolvoreas azúcar glass por encima y ¡Bingo! tienes 16 años y estás en el colegio. Los que me conocen saben a qué me refiero.

¡Ñam! Espectacular

Saben exactamente igual que los originales, huelen igual. Y están igual de esponjosos. A Guardabosques se le saltaban las lágrimas. Hemos llenado un huequito en el alma, de verdad.

Si no los hacéis, es que no os gustan los donuts lo suficiente...
Una ola a Nuria, que se lo merece. ¡¡OLEEE!!


Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es

33 comentarios:

  1. Un estupendo post, bien expuesta y explicada la receta.

    Gracias por compartir.

    Besotes

    Ana y Víctor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay cosas que uno siente que TIENE que compartir. Esta receta es perfecta. ¡Que se entere todo el mundo!

      Eliminar
  2. Son requetefantásticos!!! Esa receta de Nuria es para hacerle un marco.. y a ella un monumento!! Ahora dejate que a ti te han salido de 10!! Yo adoraba los donuts y eso que no he sido nunca de muchos dulces, ahora yo tengo pensado hacerlos un día pero eso sí, serán para compartir y mi intención es hacerlos en el horno sin freir, porque sino no los digiero en dos días.

    De verdad que me alegro tanto que los hayas disfrutado...si es que me puedo hacer una ligera idea.. ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en realidad tampoco soy de super dulce, pero cuatro años sin bollos... tengo mono atrasado. Y los donuts... me pierden.
      Intenta hacerla con lo que puedas, porque merece la pena.

      Eliminar
    2. Jaja.. Fijo!! tengo mi masa madre de espelta, así que ya nada me lo impide!! aunque sea solo en una ocasión especial!!

      Eliminar
  3. ¿Sabes?.. Llevo un par de días que estoy con la cosa de que, aunque no tenemos intolerancia a la lactosa, me entran ganas de sustituir la leche en las recetas porque parece que mejoran. Probé con los panecillos de Marta y ahora veo estos donuts y yo creo que mucho mejor con leche sin lactosa que debe ser mas ligera. ¿Cuál compras la de Mercadona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tomamos la del Mercadona. Nuestra nevera y armarios son flipantes. Entre la niña, Guardabosques y yo, tenemos tres clases de leche, tres de mantequilla/margarina... y así con casi todo.

      Eliminar
  4. Ah por cierto, lo de la margarina de aceite de oliva, voy a mirarla a ver si es apta para mi, aunque lo dudo, la que yo compro me cuerta 3,10 y es de aceite de oliva virgen y girasol de primera presión...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la del Mercadona, la única que no tiene nada de leche.

      Eliminar
    2. Que bueno, pues la voy a mira, es que te prometo que nunca había visto ningua apta si no era de maiz era de soja..

      Eliminar
  5. Teresa, el donuts también era mi bollo favorito. Todos los días, toooodos los días, desayunaba café y donuts. Ahora ni los miro, pero me costó un sufrimiento, la verdad, el dejar de comerlos.

    Me alegra que los hayas disfrutado y de que te hayan salido tan requetebíen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo merendaba... creo que sí, que ha sido lo que más me ha costado dejar.
      Bueno, ya no, jeje. Creo que vamos a "quemar" esta receta. Y los intentaré hacer en el horno, a ver qué tal.

      Eliminar
  6. Hacéis que parezca fácil y todo.... Yo de momento no los he hecho, pero tengo la receta a buen racaudo para este verano.

    Me ha encantado el penúltimo párrafo de la entrada, más emoción imposible.

    Enhorabuena, campeona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sí, que sí que es fácil. Una vez conseguida la "pelota", la tunda es lo de menos. Y tú también la puedes meter en la pani... Anímate, que son un vicio.

      Eliminar
  7. Cuando he leído que la amasaste en la pani lo he pensado. En cuanto llegue julio los hago.... Y tanto que si los hago, que no sabes lo que me está costando aguantarme las ganas.... que no los hago ahora justo por eso, porque son un vicio total y absoluto....

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  8. Oleee por essos donutsss! Me han etrado unas ganas tremendas de probarlos a mi tambien! ademas desde que salio el nuevo anuncio de Donuts tengo unas ganas tremendas de comerme uno.... o dos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tú tienes suerte, ¡cómpralos!
      Es un vicio que yo antes me permitía de vez en cuando. Debe ser el único bollo comercial que me gustaba de verdad.

      Eliminar
  9. Jolínnnnnnnnnn!! Al final voy a tener que hacerlos yo también. Por lo que cuentas.. ¿quién se resiste a ellos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son irresistibles, anímate que son fáciles.

      Eliminar
  10. El pandorino, ese para miiiiii.

    Qué gusto poder disfrutar y tocar el cielo!!

    Pensar que he hecho dos hornadas diferentes y hemos comido todos menos mi hijo...pobre, nunca comió los de verdad, sólo esos infumables y te puedes creer que no le ha dado ni ha dejado hueco para catarlos???? yo si lloro, pero de impotenciaaaa snif!!

    ResponderEliminar
  11. Supongo que si nunca has probado "el de verdad", y sólo alguno de esos como piedras... pues no te hace ilusión. Seguro que la próxima vez los prueba, después de veros a los demás comiendo tan contentos. Y si no... pues él se lo pierde.

    ResponderEliminar
  12. Pero qué pinta!!!!

    A mí el donuts que más me gusta es el de fondant, es que no puedes comerte sólo uno!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo uno imposible... yo ya llevo tres...

      Eliminar
  13. Como sigas publicando entradas como estas me va a dar un algo, que yo las leo justo antes de comer! Qué hambre, por Dios! Además tengo un trauma con los donuts porque mi padre me los prohibió de pequeña...(porque es panadero-pastelero y sabía lo que llevaban, jejeje...). Pero estos no me los prohibiría, claro! Me mandas uno, ni que sea virtualmente? Ñam!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a todos deberían habérnoslos prohibido. Pero bueno, mejor un donut que un phoskito ¿no?
      De todas maneras, hija de pastelero, ¡no creo que tuvieras problemas con el dulce!

      Eliminar
  14. Te han salido geniales!!! y el pandorino también!! A ver si me animo!
    Por cierto, me has recordado mucho a mí cuando dices que te dejaba olerlos jejeje yo también huelo la comida que no me puedo comer, es como si lo probara un poquito...! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de olerlos llena un poquito el hueco...

      Eliminar
  15. Hola teresavet he llegado a tu blog gracias a "En mi nube de azúcar". Tengo tres hermanos que son celiacos y el otro día comentaba mi hermana que echaba de menos comerse un donut. Esta es mi oportunidad para darle una gran sorpresa. Muchisimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Juani!
      Pues sigue esta receta al pie de la letra, y seguro que triunfas. Para más recetas, te animo a quedarte por aquí, o darte una vuelta por el blogroll.

      Eliminar
  16. Como me tentáis no hago nada mas que ver donuts por todos lados y me pirran! Tienen que estar riquísimos!

    Besicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate, que están ricos, ricos... yo ya los echo de menos, voy a tener que hacerme otra tandita...

      Eliminar
  17. Yo los acabo de hacer pero con otra receta que es igual que esa sólo que no explicaba que había que precalentar el horno.

    Me han salido demasiado "pesados", no son esponjosos, me han quedado amazacotados. Me he comido medio para probar y estoy que parece que me he tragado a la abuela de Caperucita.

    En la receta que ví, tampoco venía la forma de hacer lo del azúcar, me ha gustado cómo lo explicas porque así queda la costra del donut.

    Una pregunta, la segunda vez que se meten al horno ¿hay que precalentarlo otra vez o ya se mete en frío sólo con el vaso de agua templada?

    ¿Por qué hay que hacer la forma de los donuts después de tener la masa un rato en la primera tanda de horno? A mí me han subido la primera vez que los metí, y ya los metí hecha la masa alisada. Luego a la hora los saqué y les hice las formas y volví a meterlos. Pero no entiendo para qué meterlos dos veces, ¿no se puede hacer la forma directamente y meterlos 2 horas al horno?

    Gracias de antemano por resolverme las dudas.

    p.d.: con la indisgestión que tengo de haberme comido la media piedra esta, no sé cómo tengo ganas de volver a intentar hacer los donuts, jejejeje.

    ResponderEliminar
  18. Hola Lina,
    lo de precalentar el horno es importante en invierno, para que esté calentito y la masa suba mejor. En verano, a 30 grados que tenemos... no hace falta ni meter la masa en el horno, la verdad. En la encimera sin corrientes casi vale. Y sólo hay que precalentar el horno una vez, es sólo para que la masa no pase frío, no es que se cocine.
    Las dos "vueltas" de levado es para que leven uniformemente. Dan un primer levado, quitas un poco de aire, das forma y a "re-levar". Si no, te quedan pocos agujeros muy grandes, la masa sube más, pero luego se cae.
    Y las indigestiones con la masa sin gluten... ley de vida hasta que les pillas el truco y empiezan a subirte mejor. Puedes hacerlos lonchas y aprovecharlos para un puding, o tostarlos finitos en la tostadora.
    Espero haberte ayudado, y no desesperes, que las masas sin gluten son complicadas. Pero adictivas, eso sí. Te deseo más suerte la próxima vez. Un abrazo!

    ResponderEliminar

Me gusta saber que estás ahí