viernes, 8 de febrero de 2013

Más que amigos


Me parece increíble que hace seis meses estuviéramos preocupados por las dificultades que tenía Pollito con los otros niños. Se pasó varios meses que no quería ir a la guarde, porque los niños la "pegaban"... bueno, la pegó un niño una vez, pero se le quedó muy marcado, y lo arrastró mucho tiempo.

Tuvimos una temporada difícil, con ataques de vergüenza y "papitis" con los adultos, y desconfianza total con los otros niños. No quería jugar con nadie que no fuéramos nosotros. Sólo jugaba con su amiga C., y eso sólo de vez en cuando. Con su amigo H., con el que lleva jugando desde que nació (y antes, que yo iba a gimnasia para embarazadas con su madre), también jugaba, pero a su lado, no con él.

Con esa inseguridad de padres primerizos (y tímidos), nos preocupamos, le dimos vueltas a cómo hacer que se sintiera mejor... pero al final no hicimos "nada". Decidimos apoyarla, no insistir en el tema, y jugar con ella cuando no quería estar con otros niños, achucharla cuando nos pedía mimos delante de otras personas, e intentar no forzar las situaciones ni darle más importancia al asunto.

Tres meses después comenzó el colegio. Pensamos que lo iba a pasar fatal. Los "niños grandes" todavía le daban miedo, y eso que en la guarde las clases las agrupan de seis meses en seis meses de edad. En la guarde era la más peque de su clase, pero los mayores tenían seis meses más que ella, como mucho. En el cole, la diferencia sería de un año entero. Por lo menos, cuatro de sus compañeros iban con ella a la guarde, y por lo menos no le eran del todo desconocidos.

En el cole les hicieron un periodo de adaptación estupendo. Poquito a poco, les fueron presentando a sus nuevos compañeros, de cinco en cinco cada vez. Al tercer día, nos pidió quedarse a comer en el comedor del colegio, con sus nuevos amigos. Y empezamos a flipar. Y la dejamos, claro, si ella quería...

Con lo que tampoco contábamos fue con la ayuda de su amiga C. A C. la conocimos cuando Pollito tenía menos de un año. Es vecina, hija de los amigos de unos amigos, y tiene justo un año más que mi niña. Es una niña muy dulce y cariñosa, y se llevaron bien desde el principio. C. va al mismo cole que Pollito, sólo que a otra clase, claro, porque tiene un año más. No comparten clase, pero comparten patio.

Desde casi el primer día de cole, C. empezó a buscarla en el patio para jugar con ella. Pollito se unió a su grupo de amigos de 4 años, y bajo esa "protección" de los mayores, ha ido perdiendo el miedo a los niños grandes, y ha hecho un montón de amigos.

Como los niños de 4 años ya quieren celebrar su cumple, comenzaron a invitar a Pollito a sus fiestas. Y ella encantada con el jolgorio, claro. En Octubre empezó a planear su cumple, a decidir a qué amigos invitar. La lista cada vez se hacía más grande...

Pero con las amistades y los amores ¡ay!, llegan los desamores. Después de varios meses de "idilio", su amiga C. ha tenido una etapa complicada, y ha vuelto de las vacaciones un poco rara. No quería salir al patio, ni jugar con otros niños. Y Pollito ha estado desolada durante días. Pasaba las tardes muy triste, e incluso algún día ha vuelto del cole llorando. A mí se me partía el alma, que te rompan el corazón a esta edad...

Intentamos explicarle que podía jugar con otros niños en el patio, no sólo con su amiga C., y que su otra amiga CC. seguro que quería jugar con ella. Le preguntábamos los nombres de sus otros amigos, y le explicábamos que si C. no quería jugar, pues tenía a todos los demás para elegir.

Ahora C. está mejor, ya quiere jugar más,  y a Pollito se le está pasando la tristeza. Y eso que ha llovido varios días, y como no están saliendo a jugar al patio, casi no se han visto. Parecía que Pollito había conseguido ampliar el círculo de amistades otra vez.

Hasta ayer. Os transcribo la conversación a la salida del cole.
- ¿Qué tal ha ido hoy?¿Habéis salido al patio? (A ver si hoy está contenta porque ha visto a C. o no...)
- No... (mi niña no suelta prenda por sí sola, hay que  hacerle el tercer grado)
- ¿Con quién has jugado hoy?
- Con CC no, ya no es mi amiga... (¡Ostrás! ¿dos roturas de corazón en dos semanas?)
- ¿Y eso, os habéis enfadado?
- No, es que ahora soy la novia de E (Ataque de risa de su madre, alivio total, intriga absoluta)
- Bueno Pollito, pero por ser la novia de E no tienes que dejar de ser amiga de CC, puedes hacer las dos cosas a la vez
- Pero es que ahora soy la novia de E, CC ya no es mi novia... (me parece que tenemos un lío con los términos...)
- Pollito, un novio es el niño que más te gusta de todos.
- Entonces mi novio es I.
- ¿Pero tu novio no era E.?
- Bueno, pues los dos (tendrá morro, la tía)
- Pollito, novio es mejor tener sólo uno, que los demás se enfadan...

Qué tía, en seis meses hemos pasado de ser una ermitaña a una rompecorazones... cómo cambian los niños en nada de tiempo.

¿Y yo?
Pues aquí sigo, esperando. Pero hasta el día 20 no salgo de cuentas, así que todavía hay tiempo. Parece que una vez he pasado la racha de las contracciones, la niña está mucho más cómoda y ha decidido quedarse otro poquito. Si no fuera por la acidez y el dolor de espalda... por mí se podía quedar hasta la semana 42. Claro, que ya me han dicho que si la peque llega a pesar más de 3,5 kg me provocan el parto, que tienen miedo de que si no no pueda salir. Pero vamos, estamos ahora en 2,900 kg, así que tenemos tiempo.
¡Seguiremos informando!

Teresa Marías www.psicologiaveterinaria.es

13 comentarios:

  1. Que divertido! Y que felicidad da verlo integrados en clase jugando con sus amiguitos, verdad?
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta verla jugar, hablar, relacionarse... es una pasada ver su "vida propia".
      Un beso!

      Eliminar
  2. Como ha cambiado pollito en un año!!! Pero que avanzada va, je,je... Mis niñas han cambiado mil veces de amigas, de novios.... con varios traumas por en medio... Es un mundo loco de chicas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ¡¡los amores duelen!! Y qué pronto empezamos con amores y desamores...
      Un beso!

      Eliminar
  3. Me encanta leer los post de pollito :)) El tiempo pasa tan rápido!!
    Con el tema del embarazo... tranquilidad! (aunque reconozco que ya tengo ganas de ver la carita de la peque)
    Bsotes
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo pasa rapidísimo, excepto cuando llevas más de un mes de reposo, y esperando a dar a luz, je,je ;)
      Estoy deseando verle la carita, las manitas, los piececitos... ¡y ponerle mote!
      Que el nombre ya lo sabemos, pero el mote hasta que no le vea la carita...
      Un beso!

      Eliminar
  4. Jajajaja, cómo son estos pequeños.

    Mi Bichito hay días que dice que su compi ya no es su novio y otros días sube diciendo que vuelven a ser novios. La verdad es que a veces lo pasan mal.

    Todavía queda y seguro que la peque dentro de nada decidirá salir. Qué mal se lleva el final, ehh?

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si es que ¡son pequeñísimos! Yo no empecé a ir al cole hasta los 4 años, y no fui a la guarde. Jugaba con niños en el parque, pero no tuve verdadera relación con ninguno hasta que empecé a ir al cole... Y ahora fíjate, qué pronto empiezan con los "problemas" sociales.
      Ay... este embarazo se me está haciendo eteeeernnnooooo
      Un beso!

      Eliminar
  5. Vaya líos se llevan a tan tierna edad, jejeje...Peque de momento sólo juega con algún nene de la clase y listos, veremos el año que viene, uyuyuyuyyy...
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya verás qué cambio, en un par de meses lo tienes también así. Es como de golpe, pasan de ignorarse a adorarse.
      Un beso!

      Eliminar
  6. ¡¡hay los noviosss!! jaja
    Al final la segunda la vas a tener mas grandecita que la primera.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya seguro, lleva casi un mes más en el "horno"... casi empieza a darme miedo que no pueda salir.
      Un beso!

      Eliminar

Me gusta saber que estás ahí